“El mundo de ayer” es uno de los más emotivos y más convincentes testimonios de nuestro pasado reciente, escrito además con mano maestra por un europeo empapado de civilización y nostalgia de un mundo, su mundo, que se estaba desintegrando a pasos agigantados.